tú, la aburrida, la que no sale por las noches

(ilustración: Emmi Riikka)

No me gusta salir por la noche (¡Ala, ya lo he dicho!). Y cuando digo que no me gusta salir por la noche no me refiero a que me de fobia poner un pie fuera de casa una vez después de que el sol se haya puesto, pues, si así fuera, tendría un problema bastante grave teniendo en cuenta que vivo en una ciudad en la que en escasos meses solo podré disfrutar de unas pocas horas de luz.
Quizás he exagerado un tanto, quizás debería haber dicho: "No me gusta salir por la noche bajo ciertas circunstancias", y la frase habría sido más acertada pero poco clara.
Me gusta cenar fuera, me gusta dar paseos por la noche en verano, cuando hace calor y puedo llevar solo un vestido que no me llegué más allá de las rodillas (¡Sin medias, que gusto!), me gusta ir a tomar algo con mis amigos de verdad, que hacen, a golpe de carcajada, que no cuente los minutos que faltan para volver a casa, estar con ellos en aquel sitio especial, tan nuestro. Me gusta ir a las sesiones "golfas" en el cine, que aún encima son más baratas, y atiborrarme de palomitas. Así que, por todo esto y seguramente algo más que me dejo en el camino, no es cierta la afirmación: No me gusta salir por la noche.
Pero no sé en que momento se instauró como válido un modo de salir por la noche y se rechazó el otro. Y está visto que, en muchas ocasiones, para los demás puedo ser una aburrida.
No me gustan las discotecas, ni los locales atiborrados. No me gustan los borrachos, no se lidiar con ellos, ni los tíos que intentan tirársete encima como si fueras un pastel y, en vez de cerebro, tuvieses una guinda en la cabeza. No me gusta sentirme cansada la mañana posterior a haber salido, ni la sensación de entumecimiento. No me gusta la sensación de incomodidad que siento cuando estoy saliendo y no quiero salir, cuando estoy rodeada de gente achispada que cree decir cosas muy graciosas e inteligentes que, realmente, no lo son. No me gusta no tener absolutamente nada que hacer mientras todos los demás se emborrachan. Y parece ser que eso a veces, te convierte en una aburrida. Si dices, no, no me gusta salir eres, entonces, la aburrida y abuelita del grupo. (¿Unas pocas pastas más, Señorita Smith?)
No soy una aburrida, y no os dejéis engañar, vosotros, pequeños seres que disfrutáis de la tarde pero preferís una noche en casa o no convencional tampoco lo sois. No os tachéis de aburridos y no salgáis si no queréis hacerlo. ¿Estoy diciendo obviedades? Puede ser, pero existe una presión social.
Cómo ya he dicho, no es que no salga nunca por la noche. Además leo muchos libros, veo muchas películas y devoro unas cuantas series. Juego a videojuegos y hago vídeos para You Tube. Me gusta ir a merendar con los míos a una cafetería bonita, tomar mucha cafeína y dulces, y hablar de nuestras cosas. Toco el ukelele y canto. Escribo, escribo y escribo sobre lo que sea e imagino historias a gran escala. Me encanta asistir a grandes conciertos en los que el público canturrea las canciones del grupo a un volumen que hace que tu corazón se salga del pecho. He recorrido 6000 km para irme unos cuantos meses a estudiar fuera, aún cuando estaba muerta de miedo. Y muchas otras cosas más.
¿Soy una aburrida por no emborracharme los jueves, viernes y sábados? No, y tú, sí tú, tú tampoco. 

5 comentarios:

  1. ¡Qué identificada me hubiera sentido contigo si hubiera leído esto en mis años adolescentes! Bueno, ahora también, aunque ahora ya no pienso que sea rara. Con esta entrada te has ganado una seguidora más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustase mi reflexión. ¡Bienvenida seas! :)

      Eliminar
  2. No sabes que poquitas personas conozco que piensen como tú (y como yo). Has escrito esta entrada de una forma que me da miedo, como si hubieras entrado a mi mente... ¡admítelo! ¡has entrado! >.< Bueno, no sé que decir ya que no hayas dicho, pero basándome en mi experiencia, todo el mundo me dice que soy una chica muy sociable y divertida, a pesar de que los que me conocen sepan el hecho de que no me gustan las discotecas ni emborracharme. Y no por eso piensan que soy una aburrida. Tampoco soy una aburrida por preferir quedarme noches en casa leyendo o viendo películas o series. Cada persona encuentra la felicidad, el placer o la diversión en cosas distintas y a veces, esto se olvida y es cuando llegan las críticas. Soy feliz no saliendo y lo seguiré haciendo porque soy así.

    No sé, Violeta, si sigues escribiendo cosas así te voy a tener que secuestrar de Finlandia para que te vengas aquí conmigo y a realizar planes para no salir por las noches ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bonito que te hayas molestado en redactar un comentario tan largo ♥
      (¡No he entrado, palabrita, palabrita!) La verdad es que los que de verdad me conocen me consideran sociable y divertida aunque no salga del modo "convencional" por así decirlo, pero siempre hay alguien a quien le gusta poner etiquetas.
      Es lo que tu dices, cada uno es feliz con lo que es feliz y punto :) Me alegra que te muestres tan segura respecto a lo que te hace feliz/divierte/da placer, siempre hay quien se deja llevar por la presión de grupo.
      Muchas gracias por comentar tan bonito ♥

      Eliminar
  3. Como tú, yo prefiero las noches tranquilas pero divertidas... Mi excusa favoria para no "salir de noche" es que soy una chica que ama las mañanas ♡

    ResponderEliminar

MY CADILLAC DREAMS © 2014